Experiencia educativa: un gallinero en la escuela

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cada vez más escuelas se están sumando a la iniciativa de incorporar un eco gallinero como actividad educativa. Tanto pedagogías Montessori, o Waldorf, como las más tradicionales. Es que todas coinciden en los beneficios del proyecto, que suele complementarse con trabajos de huerta o aulas forestales.

Es que resulta evidente que en la educación tradicional, donde los niños permanecen tantas horas en un recinto,  se pierde el contacto con la naturaleza.  Hoy muchos niños y niñas desconocen el origen de los alimentos, o no saben distinguir un gallo de una gallina. Por eso es fundamental poder retomar actividades que los ´reconecten´ a lo natural, e incentivar en ellos el aprendizaje desde otro lugar. Por ejemplo, estos son algunos temas que se pueden trabajar a partir de esta experiencia:

  • Observar, el clima, la naturaleza
  • Prestar atención a las necesidades de los animales
  • Respeto y empatía hacia los animales
  • Aprender sobre las características de los animales
  • Solidaridad y cooperación para atender el gallinero
  • Comprender de donde provienen los alimentos, como los huevos
  • Estudiar sobre el ciclo de la vida
  • Sustentabilidad, como reutilizar desperdicios

El hecho de observar los animales, estar atentos a sus necesidades de alimento, agua e higiene, inculca en ellos un sentido de responsabilidad muy grande. Poder acariciarlos, interactuar con ellos, despierta la empatía. Y por supuesto,  también se estimula la cooperación y el trabajo en equipo al repartir las tareas a la hora de atender el gallinero: quien recolecta los huevos, quien las alimenta, quien limpia, etc. En lo que respecta al estudio de las ciencias naturales, podrán aprender sobre las diferentes características de los animales, el ciclo de la vida, etc.

Es importante que el gallinero sea seguro y funcional, para los niños y los animales: que cuente con espacio suficiente, con nidos de fácil acceso, que resulte fácil de limpiar, etc.

En GARD hemos planteado la actividad, a modo de alquiler temporario de un gallinero, con todo lo necesario por el tiempo acordado (comederos, bebederos, alimentos, etc). De este modo, se elimina la preocupación del cuidado en los meses de verano, cuando no hay personal en los colegios.

Si sos educador/a, y requerís asesoramiento para la instalación de un gallinero en la escuela, contáctate con nosotros. Estaremos encantados de trabajar juntos.

Somos GARD HOGAR NATURAL

¿Te ayudamos?